abogado accidente de trafico

Accidentes de tráfico

Los bufetes o abogados de accidentes de tráfico son profesionales especializados en atender a las víctimas de estos siniestros desde el punto de vista legal. Pueden ofrecer asesoramiento, reclamar indemnizaciones y derechos y acompañar al afectado a lo largo de todo el proceso.

Un accidente de tráfico puede comportar muchas complicaciones legales, sobre todo, porque siempre hay varias partes afectadas: el causante, las víctimas y las aseguradoras de cada una de las partes. El proceso judicial para resolver estos litigios suele ser largo y costoso. En ocasiones, incluso, doloroso. Por ello, es imprescindible recurrir a un buen abogado especialista que nos acompañe en el camino judicial.

¿Qué puede ofrecer un buen abogado en casos de accidentes de tráfico?

Sobre todo, especialización y una alta dosis de profesionalidad. Debe comprometerse con el caso y estar al tanto de la legislación vigente para reclamar todo lo que pueda corresponderle a su cliente o evitar que le adjudiquen cargas que no le corresponden. Pero también debe ser capaz de ofrecer un trato cercano a la víctima y empatizar con su situación sin perder de vista la objetividad legal.

Los abogados especialistas en accidentes de tráfico también sueles incluir en su cartera de servicios otras prestaciones, además de la reclamación de indemnizaciones. Por ejemplo, se encargan de gestionar casos de alcoholemia al volante, gestionar permisos de conducir especiales, litigios por coberturas del seguro, gestionar multas y sanciones y realizar gestiones administrativas con Tráfico.

Nueva modalidad de abogados online

Lo lógico es recurrir a bufetes o profesionales de tu zona, pero la era de internet ha cambiado también muchas cosas en este campo. Una simple búsqueda en la red te demostrará que hay despachos online de abogados especialistas en accidentes de tráfico. Su manera de funcionar suele basarse en unos pocos pasos. En un asunto sin grandes complicaciones serían los siguientes:

  1. El cliente rellena un formulario con toda la información
  2. Remite la documentación necesaria
  3. El despacho negocia en su nombre
  4. El cliente cobra su indemnización.

La principal ventaja que presenta este tipo de servicios online es que el cliente gestiona todo con sus abogados  sin moverse de casa. Pero además, suelen ser servicios integrales, rápidos, que ofrecen contacto directo con el cliente y que sólo cobran si la víctima gana el proceso. La desventaja, evidentemente, es que la relación es a distancia y esta situación puede hacer que se pierda algo de empatía y proximidad.

Los abogados y las compañías de seguros

Cuando una persona sufre un accidente de tráfico, tiene derecho a la reparación de los daños y perjuicios sufridos en forma de indemnización. La legislación contempla que cualquier víctima tiene derecho a la libre elección de abogados y que éste puede ser un profesional ajeno a su compañía de seguros si así lo estima el cliente. La aseguradora debe sufragar los gastos de este profesional, siempre respetando los límites establecidos en la cobertura que el asegurado ha contratado con la compañía. De hecho, hay expertos que recomiendan que en casos de accidentes de tráfico, los abogados  sean externos e independientes para garantizar una total imparcialidad.

Debes saber que, antes de iniciar la vía judicial, tus abogados especialistas en accidentes de tráfico pueden intentar llegar a un acuerdo amistoso con el seguro del responsable del accidente. Esto es posible si se presenta una reclamación extrajudicial bien argumentada y documentada. El profesional debe trasladar a su cliente la oferta de indemnización que proponga la compañía, ayudándole a valorarla. Es decir, según su experiencia, debe aconsejar al cliente si la propuesta es conforme o no lo es. En esa explicación debe constar, evidentemente, todos los conceptos reclamados, aquellos que se abonan y aquellos que han quedado exentos de indemnización en la propuesta. Si ambos deciden no aceptarla, los abogados iniciarán o continuarán su reclamación por vía judicial.