¿Qué son las medidas paternofiliales?

¿Qué son las medidas paternofiliales?

Las medidas paternofiliales son el procedimiento judicial al que se llega, cuando se produce una ruptura en el seno de una pareja de hecho que tiene hijos menores de edad en común.

Los derechos e intereses de los hijos están protegidos siempre por las leyes, al margen del tipo de unidad familiar en el que crezca.

Otro factor a destacar es que en las parejas de hecho se aplican las mismas medidas y criterios que en separaciones o divorcios. Por lo que, los progenitores tienen los mismos derechos y obligaciones con respecto a sus hijos.

Las medidas paternofiliales

Las medidas paternofiliales, al igual que las rupturas, son siempre dolorosas. Por ello, aconsejamos acudir siempre a un experto, como puede ser un despacho de abogados matrimonialistas, para que  te asesoren siempre en los pasos a seguir respecto a estas medidas. Este asesoramiento puede facilitar la ruptura y el proceso; llegando a un acuerdo entre las partes. En caso contrario,  cuando hay menores de por medio y no hay un acuerdo, será el Juez el que velará por el interés del menor.

Será decisión de la pareja  realizar el trámite de una forma amistosa o, por el contrario, de una forma contenciosa.

Realizar el proceso de una forma amistosa, permite a la pareja proponer las medidas acordadas al Juez. En caso contrario, como hemos indicado anteriormente, si se produce de forma contenciosa, será el Juez el que impondrá las medidas que se deben aplicar. Medidas que corresponden a la guarda y custodia de los hijos, el régimen de visitas, la forma de comunicación y estancia, la pensión alimenticia, o el uso de la vivienda familiar.

Una vez entendida esta información, pasamos a las 6 consideraciones  más importantes que se deben tener en cuenta en un procedimiento de medidas paternofiliales:

1. Igualdad de derechos de todos los menores.

Independientemente del estado civil de los padres y el tipo de familia en el que hayan crecido, los menores tienen todos los mismos derechos. Las medidas paternofiliales que se deben seguir y su procedimiento son las mismas que en separaciones o divorcios.

Esto es muy importante recordarlo, pues en algunos casos los padres piensan que al ser pareja de hecho no tienen los mismos derechos y obligaciones sobre sus hijos.

2. La guardia y custodia no es siempre para la madre

En muchas ocasiones se asume que la guardia y custodia de los hijos es para la madre. Asumir este derecho es un grave error. La madre no recibe la guarda y custodia de sus hijos por el mero hecho de ser madre; sino que se concede al que, en el momento del divorcio, sea el principal cuidador de los hijos.

Años atrás, se le otorgaba  a la madre porque era, en muchos casos, la principal cuidadora de los hijos. Actualmente, la situación está cambiando, y son muchos los padres a los que se les otorga la custodia de sus hijos por su situación laboral.

3. La relación con el progenitor que no tiene la custodia

El progenitor que no tiene la custodia también tiene derechos y obligaciones con sus hijos. El menor tiene el derecho de relacionarse con el progenitor que no tiene la custodia de la forma más amplia y flexible que se pueda.

Los jueces, para garantizar este derecho a los menores; establecen regímenes de visitas, tanto semanales como de fines de semana alternos entre ambos padres.

4. La pensión de alimentos

La pensión de alimentos es fijada siempre en función de los gastos del menor. Ambos progenitores deben asumir los mismos gastos en función siempre de sus ingresos, y no necesariamente por mitad.

Será la situación concreta de cada familia la que fijará una pensión de alimentos, por lo que no hay comparaciones validas con otras familias.

Cuando se calcula la pensión de alimentos de un menor se tienen en cuenta todos los gastos del menor, incluida la educación, ropa, seguro médico, además de la parte proporcional de los gastos de la vivienda donde resida.

5. La pensión compensatoria

La pensión compensatoria es un tipo de pensión que corresponde al miembro de la pareja que, en el momento del divorcio, carece de recursos económicos como consecuencia de éste.

Esta pensión es establecida de forma temporal para ayudar al miembro de la pareja que se ha quedado en situación de desamparo debido a la ruptura.

6. No culpabilizar

Y por último, se aconseja no culpabilizar al otro, ya que no habrá ningún castigado en este proceso. En una ruptura no hay culpables, y será el Juez el que velará por el interés del menor.

Cuando los padres son conscientes de que se puede producir una ruptura, es muy importante que acudan a un especialista para que los asesore de la mejor forma posible antes de tomar ninguna dedición que repercuta en el bienestar de sus hijos.

Deja un comentario