Consideraciones sobre la custodia compartida

Consideraciones sobre la custodia compartida

Una custodia compartida se basa en que dos personas que tiene un hijo o varios hijos en común, deben velar por su integridad general. Pero esto no como una familia unida sino bajo una estructura complemente alterada. Ante esto debemos tener ciertas consideraciones en caso de pasar por tan terrible y perturbadora situación.

Es fundamental tener en cuenta que estos convenios no ayudan en nada al niño y menos si se hace en términos violentos. Ante estos casos la intervención legal es obligatoria para llegar a un acuerdo. La custodia compartida se debe llevar bajo términos amigables para que los involucrados, especialmente niños, no se vean afectados.

¿Qué es una custodia compartida?

La custodia compartida es un procedimiento legal que se aplica cuando una pareja con hijos se separa o divorcia. La ley explica que ambos padres deben tener la custodia del o los menores de edad hasta que estos cumplan la mayoría. También explica que la responsabilidad debe ser de un 50 – 50 así como el derecho de estar con él el mismo tiempo.

Sin embargo estas consideraciones pueden cambiar si alguno de los padres incumple la ley o no es apto física y mentalmente para cuidarlo. Para ello existen regulaciones, evaluaciones, intervención judicial y otros mecanismos que afloran el proceso para llegar a los mejores acuerdos.

¿Qué tener en cuenta en una custodia compartida?

La ley es muy clara en estas situaciones. Si uno de los integrantes de la pareja se le demuestra que no está capacitado para mantener a sus progenitores, la custodia compartida se rechaza. La potestad plena recae sobre el miembro más apto. Por eso es vital, en caso de culminar una relación, no acabar con malas relaciones o de la peor manera.

Cuando hay agresiones físicas, mentales o verbales, la custodia compartida también puede ser eliminada. Ante esto un juez deberá evaluar la situación y declarar el fallo final según sea el caso. En estos casos los especiales recomiendan que un divorcio no sea el escenario errado en donde los niños pierden conexión con alguno de los padres. Esto podría genera perturbaciones emocionales y un desarrollo personal fuera de los patrones sociales permitidos.  

Datos importantes sobre la custodia compartida

Alrededor de una custodia compartida surgen interrogantes muy interesantes para quienes están inmersos en esta situación. Algunas de esas dudas o datos que resaltan tenemos: Sistemas de custodia compartida más común: el más aplicado es sistema de custodia compartida semanal. Se trata de alternar la custodia del menos por ambos padres cada semana. Se estipula un mecanismo de búsqueda en el colegio y de entrega en el hogar del otro padre.

Este método no amerita pago de pensiones, cargos extras, alimentación, entre otros. Custodia compartida en España: en España la custodia compartida puede variar. En algunas comunidades autónomas (Cataluña, Aragón, Navarra y Valencia) este sistema es el ideal. Sin embargo, en el resto del país se toma como una medida excepcional. Por otra parte, hay sentencias que explican esta ley dejando claro que no se debe tratar como una medida excepcional debido a que el infante tiene el derecho de convivir con ambas partes.

La custodia compartida beneficia al infante: cuando un juez dicta una sentencia lo hace para favorecer al menor. Por eso una custodia compartida jamás ira en contra de la integridad del infante. Sin embargo, depende de los padres hacer de este proceso el menos traumático para todos los involucrados. Protección efectiva al infante: este tipo de eventos puede ser algo perturbador para los hijos y sobre todo si se trata de unos padres que están en constante violencia.

El objetivo es crear escenarios óptimos para que el menor pueda desenvolverse cómodamente. La idea es tener las herramientas y equipos necesarios para afrontar esta situación de la mejor manera posible. Custodias compartidas en relaciones conflictivas: este es un tema muy controversial en donde la ley puede ser la clave. Cuando un matrimonio se separa por violencia doméstica, por consumo de drogas o alcohol en exceso o un maltrato hacia los hijos la ley no otorga la custodia compartida.

Esto solo aplica si la pareja está en solvencia con la ley y no representa violencia para el menor.

Deja un comentario