Este será el salario mínimo interprofesional en 2019

Este será el salario mínimo interprofesional en 2019

Con toda seguridad habrás escuchado en los diferentes medios de comunicación que el salario mínimo interporfesional 2019 ha experimentado un considerable aumento, de hecho es el mayor incremento que se ha producido en toda la Europa desarrollada, y por supuesto dentro de nuestras propias fronteras.

Si al fin se aprueban los presupuestos, como parece que está destinado a ocurrir en apenas un año, los trabajadores que perciban el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) aumentarán su nivel de vida hasta en un 22,3 %. En un instante, los trabajadores que cobraban el sueldo más bajo permitido legalmente comenzarán a cobrar 164,1 euros más al mes, puesto que el SMI se coloca en los 900 euros repartidos en 14 pagas.

Si lo comparamos con los países del entorno, no hay una diferencia considerable en cuanto a porcentaje de aumento, aunque sí en cuanto a cantidad mínima, y lo cierto es que ha crecido en la última década como cualquier otro, excepto si estos países son Luxemburgo o la vecina Portugal, cuyo crecimiento son de un 27m % y de un 36,2 % respectivamente en los últimos 10 años.

Si lo comparamos históricamente con los aumentos que se han venido realizando en nuestro país, tendremos que remontarnos hasta 1977, año en el que se vivió un aumento del 29,4 %, aunque en esta ocasión se llevó a cabo en dos fases, la primera con un 15,8 % y algo más tarde con el restante 13,6 %. El alza que ha vivido el salario desde el 2008 hasta el 2018 será casi igual al que se vivirá solo en este año 2019.

Pero, ¿Qué es el salario mínimo?

Para todos aquellos que nos sepan qué es el salario mínimo interprofesional (SMI), baste decir que es aquel que establece la cantidad remunerativa que se toma como base mínima destinada al trabajador, siempre referida a una jornada legal de un trabajo cualquiera.  Cabe señalar que para esta retribución no cabe distinción de sexo o edad de los trabajadores, sean estos fijos, eventuales o temporeros.

El valor que tomará el Salario Mínimo Interprofesional lo fijará cada año el Gobierno en el poder, y deberá hacerlo válido y público con la publicación en BOE de un Real Decreto. Para determinar este valor, se tendrán en cuenta factores claves económicos como el IPC, la media nacional alcanzada en productividad o el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional.

En este año 2019, se hará efectivo por consenso entre los dos partidos de izquierdas con suficiente número de representantes en el gobierno y previa firma de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y Pablo Iglesias, secretario general de Podemos en el Palacio de la Moncloa, el proyecto de ley de presupuestos del 2019, dejando fijado el Salario Mínimo Interprofesional en un valor diario de 30,00 euros, mensual en 900,00 euros, anual en 12.600,00 euros, repartidos en 14 pagas, así como un SMI para empleados del hogar de 7.04 euros por hora y de unos 42,62 euros día para eventuales y temporeros.

¿Por qué es beneficioso para el conjunto de la sociedad?

Debemos reconocer que, aunque hay una gran variedad de opiniones sobre el impacto que tendrá este aumento del SMI en la población, es un proceso al que en gran medida está obligado el gobierno español, y es que este incremento no solo responde a una realidad social nacional que pretende mejorar la economía y dar respuesta a las diferentes demandas de la sociedad que ha ido perdiendo nivel adquisitivo progresivamente desde hace varias décadas.

Así mismo, también se ha realizado con vista a cumplir en parte la Carta Social Europea que es la que establece el SMI de los estados pertenecientes a la Unión Europea y que se debe corresponder como mínimo con el 60 % del salario medio y que, en el caso español, se sitúa en los 1.126 euros mes, por lo que todavía quedaría camino por recorrer.

La subida del SMI, si lo comparamos con subidas anteriores, ha tenido consecuencias positivas, como por ejemplo una fuerte creación de empleo por la simple relación que se establece entre una mayor capacidad adquisitiva con un aumento en el consumo, por lo que las empresas vuelven a necesitar empleados que sostengan esta demanda. Un crecimiento que tiene una mayor influencia en los sectores de edad más bajos, que es por regla general uno de los grupos donde más destrucción de empleo se ha sufrido con las políticas conservadoras.

Por otra parte, un gran número de especialistas en economía argumentan que este incremento también tiene repercusión sobre otros factores, y es que, al existir un incremento tan notable en los sueldos, las recaudaciones en la Seguridad Social, por IRPF y por IVA, también aumentan en la misma proporción, lo que significa una mejora en la salud económica del estado.

Como hemos comentado, la ventaja principal que se produce por el aumento del consumo es que se dinamiza la economía, lo que favorece exponencialmente el crecimiento general del país, retroalimentándose el circuito de producción y consumo en el que se basan las sociedades avanzadas. Lógicamente, la cadena productiva se engrasa al incrementarse el consumo, de este modo las empresas aumentarán sus ventas e irán mejor, contratarán más empleados, por lo tanto, la riqueza se distribuirá más equitativamente entre la sociedad, lo que producirá una subida en el consumo general.

Deja un comentario