Consejos importantes para afrontar un divorcio o una separación

Consejos importantes para afrontar un divorcio o una separación

Creo que todos sabemos que las rupturas no son fáciles, aunque sea de niños, adolescentes o adultos. Por ello, un divorcio o una separación normalmente es aún más duro ya que hay muchos más años detrás y, sobre todo, papeleo por haber estados casados, aunque la peor parte es la sentimental, por supuesto, ya que no es fácil desprenderse se algo con lo que llevas muchos años, siempre hay implicaciones emocionales muy complicadas, por lo que saber llevar todo ese peso es tan primordial para ti, como para la otra persona y por supuesto para los hijos si es que se tuvieran.

Por lo que, el primer consejo y probablemente el más importante de todos, es que hay que tener respeto, siempre. Tanto respeto a ti mismo, como a la otra persona, porque, aunque ahora mismo la percepción sea totalmente distinta a cuando empezasteis y cuando os enamorasteis, los años han significado algo, y es mejor intentar quedarse con lo bueno, que ver ahora lo malo y hacerse más daño del que es inevitable sentir, por lo que cuanto más se amortigüe la caída, mucho mejor, los sentimientos negativos van a ser un lastre con el que luchar durante todo el proceso.

Consejos para afrontar el suceso

Una separación o divorcio puede darse por muchos motivos distintos, tanto si simplemente se termina la emoción y el sentimiento que se sentía por la otra persona, como por ejemplo si hay engaños o motivaciones mucho más negativas. En cualquier caso, los métodos para afrontarlos son similares, y el primero de ellos es que lo que sientes ahora no va a ser para siempre.

El sentimiento de ahogo, soledad, vacío… es muy difícil de sobre llevar y te da la sensación de que va a ser así siempre, pero de igual modo que los sentimientos positivos con la otra persona finalmente desaparecieron, estos también lo harán, lo que venga no tiene por qué ser peor, de hecho, es posible que sea mejor, por lo que, desahógate todo lo que necesites, pero siempre piensa que eso acabará en algún momento.

Otro de los puntos más importantes es que, si tienes hijos, tienes que tratar el tema con mucha más delicadeza, jamás tratar de posicionarles a tu lado, no discutir con la otra persona delante de ellos, no gritar y que se enteren lo menos posible de las desavenencias que podáis tener, dejarlos lo más al margen posible será vital para que lo lleven lo mejor posible, ya que el mayor fallo que se comete en estos trámites es meterlos en una guerra sin sentido en la que sin duda ellos no quieren estar, no hay nada peor que poner a los hijos en medio de todo, dándoles a elegir y poniéndoles en una posición que desde luego ni quieren estar ni deberían ya que no pueden entender la situación completamente, para ellos sois sus padres aún, no imaginan la posibilidad de vivir separados.

Por lo que, siempre hay que tratar el tema con el mayor tacto posible, para esto es importante contratar un buen abogado de familia, que también lo sea de menores, para que se preocupe por sus necesidades, que les pregunte qué es lo que quieren y que descubra con quién estarán mejor, ya que no hay nada peor que perder la custodia de los hijos por tecnicismos ante un padre o una madre que no merece tenerlos y con los que van a estar peor.

Cuanta más sinceridad y mayor respeto allá por todas las partes, mejor acabará esta historia, que en mayor o menor medida, siempre es dura de vivir.

Deja un comentario