Derechos de los trabajadores a tiempo parcial

El trabajo a tiempo parcial ha sido durante los años de recesión económica la alternativa elegida por muchas compañías para evitar despidos y proporcionar mayor flexibilidad. Al finalizar el año 2016 en España había 2.697.100 profesionales con contratos parciales, lo que representa el 14,6% del total de población ocupada. Este porcentaje está cuatro puntos por debajo de la media europea que está situada en el 19%.

Los trabajadores a tiempo parcial tienen los mismos derechos que los trabajadores a tiempo completo, incluyendo el acceso a formación profesional o la indemnización en caso de finalización del contrato cuando sea parcial por tiempo determinado o temporal. Percibiría la cuantía equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar 12 días de salario por cada año de servicio, o bien otras condiciones que establezca la normativa específica de aplicación, salvo si es un contrato de interinidad o los formativos.

¿Qué es el contrato a tiempo parcial?

El contrato a tiempo parcial es, según la definición del Ministerio de Economía y Empleo, la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año con un cómputo de horas inferior al que realizan los trabajadores con jornada completa de la misma empresa y centro de trabajo. Si en la empresa no hubiera ningún trabajador a tiempo completo, se tomará como referencia el convenio colectivo o, en su defecto, la jornada máxima que establezca la normativa.

Este tipo de contratos pueden ser por tiempo indefinido o por duración determinada. Se considera que es por tiempo indefinido cuando se realicen trabajos fijos y periódicos dentro del volumen de actividad normal de la empresa. Se puede formalizar un contrato a tiempo parcial de duración determinada en todas las modalidades de contratación, a excepción del contrato de formación y el aprendizaje. Si su duración es inferior a siete días la cuota empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes se incrementa en un 36%.

La jornada del empleado a tiempo parcial puede ser continua o partida, en este segundo caso con una única interrupción salvo que el convenio colectivo establezca otras condiciones.

Horas complementarias

Los trabajadores a tiempo parcial no pueden realizar horas extraordinarias. La única excepción que se contempla es que cuando las horas extraordinarias están destinadas a prevenir o reparar siniestros y otros daños extraordinarios y urgentes, sin perjuicio de su compensación como horas extraordinarias.

Si se podrán realizar horas complementarias pactadas entre empresa y trabajador para hacer frente al incremento de la actividad en la empresa en periodos concretos y con una retribución igual a las horas ordinarias. Las horas complementarias no deben estar por encima del 30% de la jornada normal del trabajador a tiempo parcial, aunque este límite puede incrementarse hasta el 60% si así se recoge en el convenio colectivo del sector. Se adaptan los periodos de descanso y las vacaciones que correspondan legalmente en función de las horas reales trabajadas.

El contrato del trabajador a tiempo parcial debe figurar el número de horas ordinarias de trabajo al día, a la semana, al mes o al año contratadas y su distribución. Si esto no se contempla, se entiende que es jornada completa, salvo que se presenten pruebas que acrediten el carácter parcial de los servicios.

Los trabajadores a tiempo parcial que presten servicios en la empresa durante tres o más años tienen preferencia para acceder a las vacantes a tiempo completo del mismo grupo profesional o categoría equivalente en la empresa.

Compatible con el cobro de prestaciones y pensiones

El contrato a tiempo parcial se puede compatibilizar tanto con el cobro de prestaciones por desempleo como con la pensión de jubilación. El trabajador jubilado parcial puede reducir su jornada entre un 25 y un 75% cuando el contrato de relevo se celebre a jornada completa y duración indefinida, o entre un 25 y un 50% en otros casos.

Los trabajadores a tiempo parcial pueden seguir percibiendo las prestaciones económicas por desempleo que les correspondan calculadas en función de las horas de jornada laboral no trabajadas. Es decir, si trabajan a media jornada, podrán percibir la mitad de la prestación. Las personas que no cobren prestaciones podrán suscribir un convenio especial de la Seguridad Social adaptado a su contrato de trabajo.

Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo: novedades a partir de 2018

Esta semana el Senado ha aprobado la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo de forma definitiva con 239 votos a favor y sin votos en contra ni abstenciones y el rechazo de las 68 enmiendas presentadas. El Congreso de los Diputados aprobó por primera vez la modificación de esta norma en el mes de junio. La noticia ha sido compartida en diversos medios de comunicación que anuncian que la norma entrará en vigor al día siguiente de publicarse en el Boletín Oficial del Estado en su mayor parte, aunque algunos contenidos se aplicarán más tarde, a partir de 2018. Entre ellos está la el aumento de las deducciones para nuevos autónomos y reincorporaciones y otras medidas que permiten mayor flexibilidad.

Se amplía el periodo de aplicación de la tarifa de 50 euros de cuota mensual en concepto de Seguridad Social para los trabajadores autónomos que se dan de alta en este régimen por primera vez. Podrán disfrutar de un periodo de 12 meses de un pago reducido a 50 euros, con lo que se amplía desde seis meses a un año esta bonificación. Los seis siguientes (del mes 13 al 18) podrán acogerse a una bonificación del 50% y el último medio año (del mes 19 al 24) disfrutarán de un descuento del 30%. En total se extiende a dos años en periodo máximo de bonificaciones y se contempla beneficiar con ello no sólo a quienes entran en el régimen de autónomos por primera vez, también quienes vuelvan a darse de alta tras un periodo de descanso de dos años que se amplía a tres años para los que ya han recibido estas bonificaciones.

Se da además como alternativa la opción de reducir a la mitad los recargos por retraso en el pago de las cuotas de la Seguridad Social o la reducción hasta del 80% de una cuota superior en el caso de altas nuevas o reincorporaciones tras un periodo de dos años como mínimo.

Reducción del 30% de los gastos de suministros

Otra medida destacada que se pondrá en práctica a partir de enero en aplicación de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo es la reducción del 30% de los gastos de suministros como la luz, el agua, el teléfono o el agua cuando el autónomo trabaja desde su casa. Se permitirá la deducción de hasta 26,67 euros al día en el IRPF por gastos de comida siempre que se realice el pago de forma electrónica en establecimientos de hostelería y restauración españoles y de hasta 48,08 euros diarios en otros países.

En adelante el autónomo abonará la parte proporcional de impuestos calculada en función de los días en los que ha estado dado de alta en el Régimen Especial de los Trabajadores, y no tendrá que asumir todo el mes natural como ha sido hasta ahora, agilizando el reintegro de la cantidad correspondiente. Se contemplan hasta 3 altas y bajas durante un año.

Bonificaciones por bajas de maternidad

La norma aprobada por el Senado establece bonificaciones del 100% de la base de cotización para autónomos que se acojan a bajas de maternidad, paternidad, adopción, acogida, riesgo en el embarazo y lactancia. Esta medida será compatible con otras bonificaciones aplicables al contrato de personas desempleadas que sustituyan a los trabajadores autónomos en estos casos.

También para las mujeres que vuelva a la actividad tras una baja por las causas anteriores se aplicará la tarifa de cotización de 50 euros al mes durante un año o la bonificación del 80% sobre cuotas por contingencias comunes en caso de bases de cotización más elevadas. El derecho a percibir bonificaciones por cuidado de un menor se eleva de 7 a 12 años.

Otra de las medidas redundará en la mejora de la protección del trabajador autónomo será la ampliación de cobertura en caso de accidentes que se produzcan in itinere. La norma prevé que se pondrá a disposición de los profesionales que trabajan por cuenta propia programas de formación para la prevención de riesgos laborales e información al respecto.

Otra novedad de esta norma es la posibilidad de compatibilizar el trabajo con el cobro íntegro de una pensión si el autónomo tiene contratado a uno o más empleados por cuenta ajena. En caso de la contratación de familiares se aumentan las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social.

Aumentan los accidentes laborales

Cada día los medios de comunicación dan a conocer nuevos casos de accidentes de trabajo o conflictos que tienen que ver con la seguridad laboral. Sólo el año pasado se produjeron en España 277.371 accidentes que han causado baja durante la jornada de trabajo y 43.350 in itinere. En los primeros siete meses de 2017 estas cifras se han disparado un 6% y un 5,6% respectivamente y entre heridos graves y mortales se alcanzaron las 2.500 personas afectadas. Es preocupante el aumento de personas fallecidas en accidentes de trabajo, que fueron 360 en 2016 y este año hasta julio ya se han contabilizado 358.

Leer más

Privalia deberá readmitir a un empleado por discriminación

Privalia, una de las empresas de venta de moda online más importantes en España, tendrá que indemnizar y readmitir a un empleado que había solicitado frecuentes permisos para atender a su mujer enferma de cáncer.

Así lo recoge una sentencia del Juzgado Social 21 de Barcelona que acaba de hacerse pública este mes de septiembre de 2017 y que condena a Privalia a readmitir a su ex trabajador.

Leer más

Causas de extinción del contrato de trabajo

¿Conoces los tipos de extinción del contrato de trabajo? ¿Sabes cuáles son sus causas? ¿Tienes una idea de a cuánto ascienden las indemnizaciones que puedes llegar a recibir? ¿Y la forma en la que deben comunicártelo? Si estás trabajando, te será de mucha utilidad conocer qué razones pueden dar por finalizada la relación laboral existente entre tú y la empresa para la que trabajas.

Leer más

¿Pueden despedirme si cojo vacaciones sin consentimiento de la empresa?

Llega el verano y todos estamos ansiosos por coger unas merecidas vacaciones. De hecho, los meses de julio y agosto son los más solicitados por los trabajadores españoles a la hora de tomar un descanso estival. Sin embargo, no siempre es posible, y en algunas ocasiones es difícil hacer coincidir tus vacaciones con el verano por motivos de producción de la empresa.

Leer más